UN MILAGRO PARA ROMA

La señora Roma Murillo Robles, sufrió un accidente mientras se encontraba laborando, ella se resbaló y calló golpeándose su columna lastimándose algunas cervicales y el cóccix. Se le trasladó el Albergue del I.N.S. donde estuvo en una silla de ruedas durante dos meses hasta que los médicos le programaron una peligrosa cirugía. En una noche de oración, el señor reveló en una palabra de ciencia que una mujer que se encontraba internada en el Albergue del I.N.S. estaba sana y, que solamente debía creer en el poder de Jesús. Una  compañera de trabajo de Roma tomó esa palabra de ciencia para ella y le contó lo sucedido. Cuando Roma  se encontraba lista para ser operada  un hombre oró por ella y mientras lo hacían, la enfermera los interrumpió para decirle que el médico quería repetir los exámenes. Para la honra y la gloria de Dios los resultados eran totalmente   positivos.  Todo en su espalda estaba en perfectas condiciones.

Actualmente no tiene ningún problema y ya está devuelta en su trabajo.