SANADA POR SU FE

La hermana Lidia Jiménez Valverde sufrió una caída golpeándose gravemente su tobillo derecho, un masajista la valoró y le dijo que se podía tratar de una fractura, que era mejor que se trasladara al hospital. Ella antes de dirigirse al Centro Médico lo hizo a la Casa de Oración a la reunión de esa noche, cuando se encontraba ahí tenía mucho dolor, pero se mantuvo hasta el final. Al terminar la oración se dirigió al Hospital donde le diagnosticaron un esguince de segundo grado y le inmovilizaron el pie. Al la mañana siguiente se levantó sin ningún dolor, caminaba, corría y hasta usó zapatos de tacón alto. BENDITO SEA EL SEÑOR