DOS BENDICIONES FINANCIERAS

Sara presentó dos peticiones a Jesucristo: 1) Viajar a Estados Unidos con su esposo, para visitar a su hijo. 2) Un vehículo. De una forma sobrenatural e inesperadamente, el Señor le concedió en forma gratuita los tiquetes para viajar en cuestión de pocos días. Posteriormente, un hermano en Cristo, sin saber nada de lo que le había solicitado al Señor, sintió la voz del Espíritu Santo que le decía que le donara un vehículo a Sara. En noviembre del 2003, Sara recibía un automóvil como regalo.