CARTA DE UN NIÑO ABORTADO