El problema del enojo.

Son muchas las heridas físicas, emocionales y espirituales que confirman dolorosamente la verdad de esta Escritura Bíblica. El enojo mata a las personas, convierte a los hijos en rebeldes, desintegra a las familias y divide a las iglesias.
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea