Balas son siempre balas.

Hay otras balas que también son siempre balas. Me refiero a las palabras hirientes, que no sólo causan heridas sino que incluso pueden matar. Cuando la intención es dañar, aun con palabras como "querida" o "amor", pero con tono sarcástico y de rabia, se puede matar.
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea