Ni uña ni pezuña.

Notamos que el Faraón quería la separación de la familia israelita tanto en lo social como en lo espiritual. Quería separar a los hijos de los padres. Si el diablo toma nuestros niños esteriliza la iglesia del mañana. Satanás no quiere que los niños acompañen a sus padres a las cosas de Dios. No quiere que el altar familiar se practique en los hogares.
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea