Dando culebras a los hijos.

A menudo no tomamos en serio el poder que tiene la lengua para agredir y su capacidad para destruir. Unas cuantas palabras dichas sin consideración pueden matar el espíritu de cualquier ser humano, más profundamente si se trata de niños.
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea