Los celos y resentimientos pueden destruir una familia.

Una mujer joven amenazaba con arruinar su matrimonio. A ella le resultaba casi imposible responder con amor a su esposo. En lugar de eso, sentía resentimiento y temor al toque de él. La verdad era que ella amaba a su esposo, y no podía comprender su propia conducta. No importaba lo mucho que se empeñara, pero no podía cambiar.
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea