¡Señor, ya no puedo más!

Guillermo Rodríguez nació en un hogar cristiano. Durante su niñez fue travieso, egoísta y rebelde. Deseba ser bueno, pero no podía. A pesar de que leía la Biblia, asistía al templo y escuchaba mensajes de salvación, nunca tomó la decisión de aceptar a Cristo como su Señor y Salvador.
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea