La alegría de encontrar la oveja perdida.

En Lucas 15, 6 leemos: "Alégrense conmigo, porque ya encontré la oveja que se me había perdido". Al leer la parábola de la oveja perdida, es casi imposible no identificarse con esa oveja que ha sido encontrada.
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea