¡Aferrados a este mundo!

La Biblia advierte que no debemos amar el mundo, ni las cosas que están en el mundo, por la sencilla razón de que el amor hacia el mundo no es compatible con el amor para con el Padre. El corazón humano nunca podrá hallar satisfacción en estas cosas.
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea