¡Gente Necia!

La parábola del rico insensato ilustra el hecho de que las posesiones no son lo principal en la vida. Todos los esfuerzos y estrategias del incrédulo para escapar del infierno, mientras continúa rechazando a Cristo y permaneciendo malvado, no le librarán de ese horrendo lugar.
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea