Una herencia sin gastos

Camille Flammarion, célebre astrónomo francés del siglo 19, estaba tan ocupado que no tenía tiempo para leer el abundante correo que recibía. Un día recibió el siguiente telegrama: «Por favor, responda la carta que le va a llegar. El notario está esperando». Y así fue, llegó una carta certificada. Este era su contenido: «Querido y honrado maestro, antes de esta carta le escribí cuatro, una de ellas en verso. Creo que como está tan absorbido por sus numerosos trabajos, no tiene tiempo para respo
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea