Del miedo a la valentía

Cuando Jesús fue arrestado, todos los discípulos lo abandonaron (Mateo 26:56). Después de que fue puesto en la tumba se reunían a escondidas, con las puertas cerradas, porque tenían miedo (Juan 20:19). Pero pocos días después su actitud cambió completamente: predicaban con valentía la muerte y la resurrección de Jesús en las plazas, los lugares públicos y por las casas. Judea, Samaria, todo el mundo romano y “el mundo entero” (Hechos 17:6) oyeron esta buena nueva. Jesús resucitado les había di
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea