¡Qué fea es la palabra pecado!

«¿El pecado? ¡No me hable de eso, está totalmente pasado de moda!». Esto fue lo que dijo una madre al monitor de un club bíblico: «¡No quiero que mi hijo oiga esa palabra!». Este tipo de reacción no es raro, pues muchas personas no quieren oír hablar más del pecado. Esa palabra da miedo, por ello la gente prefiere usar la palabra falta o error (y todo el mundo puede equivocarse), o incluso trata de atenuar el sentido. Se habla de «debilidad» para designar una falta benigna o una mala costumbre.
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea