El pueblo que ama el cuerpo

En el segundo siglo de nuestra era, el filósofo Celso designaba con esta expresión a los cristianos. Lo hacía por escarnio, pues para los filósofos de su escuela, el cuerpo humano no era más que la cárcel del alma.
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea