Lo que no podemos olvidar.

¿Las muchas catástrofes en nuestros días, y los devastadores terremotos de los últimos meses, acaso no son parte de la advertencia de Dios? Los meteorólogos están alarmados por el calentamiento de la tierra y la expansión del agujero de la capa de ozono. ¿Estos fenómenos no serán presagios de la tribulación venidera, precursores de la ira de Dios?
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea