No tengo a nadie

Cerca del estanque de Betesda, en Jerusalén, un gran número de enfermos estaba esperando ser sanado.
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea