Un encuentro inevitable

En la sala de una cafetería, unos hombres jugaban a las cartas y hablaban estrepitosamente. Repetidas veces se oía el nombre de Jesús, pero sobre todo para avivar las burlas. Esto me recuerda un versículo de las Escrituras: “Me zaherían. Fuente Ediciones Buena Semilla
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea