No lleven cosas malditas a sus casas.

Cualquier objeto hecho para servir a Satanás está maldito y no puede ser purificado; tiene que ser destruido. Ejemplos de estos son los ídolos, las estatuas de deidades diabólicas, y las joyas con símbolos esotéricos.
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea