Nuestra vida no termina en el cementerio.

La vida es una gloriosa oportunidad si la utilizamos en prepararnos para la eternidad. Si fracasamos en esto, aun cuando triunfemos en todo lo demás, nuestra vida habrá sido un total fracaso. No hay escape para el hombre que desaprovecha su oportunidad de prepararse para su encuentro con Dios.
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea