La vida es corta.

Es importante meditar si vale la pena o no vale la pena vivir para Dios, porque muchos jóvenes creen que la juventud les va a durar una eternidad, y muchos adultos no se dan cuenta que cada día que pasa, su vida se está acabando.
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea