EL GRAN ERROR.

¡Qué decepción se han llevado y se llevarán millones de personas cuando mueran! Hay un pensamiento particular: “Sólo los buenos van al cielo”. La verdadera y mala noticia es que no hay una sola persona lo suficientemente buena para ir al cielo (Romanos 3,23), y solo hay una puerta para ir al cielo, Jesucristo (Hechos 4,12).