DANDO CULEBRAS A LOS HIJOS

Es increíble el poder de la lengua. Cuántas veces en vez de usarla para engrandecer y bendecir a los hijos, se convierten en serpientes venenosas de destrucción.