NO TOQUEN COSAS MALDITAS.

Hay muchas cosas que se clasifican como “arte” y que tienen demonios asociados con ellas. El libro de Hechos 19, 18-19 nos relata cómo personas recién convertidas se vieron obligadas a hacer una serie de limpieza de sus casas. Este tratado enseña el peligro de poseer objetos que han sido consagrados al mal.