LA BIBLIA DICE QUE MARÍA TUVO QUE PURIFICARSE.

Si María era inmune al pecado, entonces no tenía inmundicia; y por lo tanto, no tenía porque purificarse. Sin embargo, María al dar a luz quedó inmunda según la ley y tuvo que cumplir con el rito de purificación como cualquier mujer de su tiempo.
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea