Ni venganza ni rencor.

Renunciar al derecho de vengarse es el paso más perfecto para estar al nivel de la Palabra de Dios. En Levítico 19,18 leemos: "No te vengarás ni guardarás rencor contra los hijos de tu pueblo".
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea