Teniéndolo todo no aprovechó nada.

Todo lo que Dios tiene es tuyo, sino lo agarras es tu problema. No es que Dios no quiere dar bendiciones a sus hijos, sino que éstos no las disfrutan.
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea