Lo tenía todo, pero no tenía nada.

La humanidad se jacta de cosas y vive por cosas que, en definitiva con relación a la eternidad, no traen ningún beneficio, sino que se pierden. Todo lo terrenal está limitado por el tiempo, es por eso que la Biblia dice que ha ser "deshecho". Pero la eternidad no es pasajera.
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea