Una vida abundante.

Cada ser humano fue creado a imagen de Dios, "para que tenga vida, y la tenga en abundancia" (Juan 10,10). Pero, la única manera de disfrutar esa bendición, es a través de Cristo. Pedro dijo: "Todo aquel que invocare el nombre del Señor (Cristo), será salvo " (Hechos 2,21).
Bajar el audio si no puede escucharlo en línea