Audio Predicaciones

Preguntas fundamentales (4) – ¿Quién es Jesucristo?

El mensaje central de la Biblia se refiere a un hombre: Jesucristo. Pero, ¿acaso él era sólo un hombre excepcional que hacía cosas prodigiosas? El texto de los evangelios es muy claro: Jesucristo es el Hijo de Dios, Dios hecho hombre. En los evangelios también hallamos: –El lugar y las circunstancias de su nacimiento (Lucas, cap. 1 y 2), anunciado por los profetas (Isaías 7:14; Miqueas 5:2). –Su vida entre los hombres, poderoso testimonio de su divinidad. Jesús era un hombre perfecto, sin peca

Ver contenido

¡Usted ha ganado!

Esto es lo que leemos en numerosos mensajes publicitarios. Nuestro nombre, escrito con grandes letras, confirma que hemos sido seleccionados para participar en un sorteo de premios millonarios, automóviles, viajes, etc. ¡Y todo esto gratis! Esas promesas falaces, a veces mentirosas, estimulan el deseo de tener más comodidades y diversiones gracias a «un poco de suerte». Satanás, a quien la Biblia llama “el príncipe de este mundo”, hace todo para desviar a los hombres de las preguntas fundamenta

Ver contenido

La humildad de David

La victoria de David sobre el gigante Goliat es un pasaje muy conocido de la Biblia. David era el último de una familia numerosa. Pastoreaba las ovejas de su padre. Cuando los animales salvajes atacaban su rebaño, él los combatía confiando en Dios, y cada vez fue librado. Allá, en medio de la soledad, su fe creció; su vida interior con Dios se profundizó, y aprendió a conocerlo cada vez más. Un día Dios lo escogió a él, el más joven de la familia, para ser rey (1 Samuel 16). David no se enorgul

Ver contenido

Comprender

Muchas cosas permanecen inaccesibles a nuestra mente, pero ¿tenemos que explicarlo todo? Notemos que nuestros hijos aprenden mucho más creyendo lo que sus padres les dicen que por su propio razonamiento. Dios se revela a los hombres de la misma manera: “Si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos” (Mateo 18:3). Muchas preguntas surgen en el hombre, incluso en el creyente. Por ejemplo: «¿Por qué Dios permitió que el mal entrase en el mundo, lo cual acarreó la

Ver contenido

Conocerán la verdad

¿Qué es la verdad? Pilato hizo esta pregunta a Jesús, pero salió sin esperar la respuesta. ¿Realmente quiso conocer la verdad? No comprendió que delante de él estaba Aquel que tiene la verdad. Y mucho más, que Jesucristo mismo es la verdad (Juan 14:6). Para conocer la verdad hay que conocer a Jesús. Sólo él puede revelarnos quién es Dios y quiénes somos nosotros. Sólo él hace penetrar la luz en las zonas más oscuras de nuestra vida, aquellas de las que quizá tengamos vergüenza y que escondemos

Ver contenido

Respuesta a nuestras crisis

Las crisis financieras, alimentarias y políticas no son las únicas crisis con las que nos podemos encontrar. También existen las crisis personales: laborales, conyugales, familiares… En un momento u otro cada uno de nosotros tenemos que hacer un balance de nuestra vida. Pero encontrar el sentido de mi vida, la dirección que me gustaría darle, es hallar la sabiduría. ¡Qué difícil búsqueda! La Biblia nos dice que la sabiduría “encubierta está a los ojos de todo viviente” (Job 28:21), pero también

Ver contenido

Preguntas fundamentales (3) – ¿Quién es Dios?

Esta pregunta es universal. Los hombres de todas las épocas y civilizaciones se la han hecho. ¿Quién puede responder mejor a esta pregunta sino Dios mismo? Escuchémosle en su Palabra, la Biblia: –Dios es Espíritu (Juan 4:24), por lo tanto Dios es un Ser espiritual. –Dios es infinitamente grande; es soberano y no tiene limitaciones: ¿El tiempo? Dios es eterno. No tuvo principio, es y será siempre el Mismo (Salmo 90:2). ¿El poder? No tiene límites (Job 42:2). Todo lo que Dios quiere, lo hace (

Ver contenido

Preguntas fundamentales (2) – ¿Existe Dios?

–Para los ateos Dios no existe. –Para los agnósticos es imposible saber si Dios existe. –Para los panteístas Dios es todo aquello que existe. –Para los politeístas hay varios dioses. La ciencia es incapaz de probar la existencia de Dios así como su no existencia, pero todo hombre, científico o no, debería reconocerlo observando la naturaleza. Esta observación nos lleva a preguntarnos: «¿De dónde viene el universo? ¿Cómo se formó a partir de la nada? ¿Qué había antes? ¿Por qué de lo infinitam

Ver contenido

Preguntas fundamentales (1) – «¿Por qué…?»

Hacer preguntas es típico en un niño a partir del momento en que domina el lenguaje. Su deseo de comprender el porqué y el cómo de lo que ve a su alrededor a menudo es insaciable. Más tarde todos nos hacemos preguntas fundamentales: ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? ¿Cuál es el sentido de mi vida? ¿Qué hay después de la muerte? ¿Existe Dios? Y si existe, ¿quién es? ¿Quién es Jesucristo? ¿Dónde podemos encontrar respuestas a estas preguntas fundamentales? –¿En la ciencia? Los científicos obse

Ver contenido

El gozo del cristiano

Muchas veces la gente se hace ideas falsas sobre la vida del cristiano. Considera que es una vida de austeridad, intolerancia, abstinencia, prohibiciones… Cierto día una señora, preocupada, curiosa y molesta, preguntó a su vecina cristiana si su marido reía. A veces Dios es considerado como alguien que nos prohíbe ser felices. Pero es todo lo contrario, pues no sólo quiere evitar que suframos, sino que su objetivo es conducirnos hacia la felicidad. El diablo es quien quiere hacernos daño, por e

Ver contenido

Palabras de un joven

«Estoy a bordo de una nave espacial llamada Tierra, que gira a miles de kilómetros por hora. ¿Qué estoy haciendo en este pequeño planeta perdido en la inmensidad espacial? ¿Por qué nací? ¿A dónde voy a parar? ¿Podemos vivir sin encontrar una respuesta a estas preguntas? Sé que muchos las rechazan como si no tuviesen importancia. Pero al igual que bumeranes, vuelven a nuestra mente sin cesar, exigiendo respuestas. Respuestas múltiples y discordantes, pues para algunos somos el fruto del azar, y

Ver contenido

Declaración de riquezas

Un inspector de impuestos fue un día a casa de un creyente pobre para establecer las tasas que éste debía pagar. Después de los saludos habituales, el funcionario le pidió que declarase lo que poseía. Cuando hubo enumerado los pocos bienes materiales que tenía, añadió: «Sin embargo soy un hombre rico». –Muy bien, haga la lista completa de lo que posee, por favor, insistió el funcionario. –Poseo la vida eterna; Dios lo dice en la Biblia (Juan 3:16). –Tengo una casa en el cielo (2 Corintios 5:1

Ver contenido