LAS LLAVES DEL REINO

Según ROMA, tiempo después de Pentecostés Pedro se trasladó a ROMA y fue su primer obispo. Desde allí gobernó la iglesia universal como cabeza de los obispos del mundo. Por lo tanto, todo aquel que sucede a Pedro, como obispo de Roma, también le sucede como Papa.