Idolatría

Los objetos de idolatría o de lo oculto que poseamos, nos traerán maldiciones. Dios decretó en su Palabra que tales objetos sean destinados a la destrucción. Hay un testimonio de una joven presbiteriana que sufrió intenso dolor de cabeza durante una enseñanza sobre cosas no permitidas por Dios. Algo que llamó la atención fue el crucifijo de madera que adornaba su cuello. El Espíritu Santo reveló que ésta era la causa del dolor.
mbe