NO SIN MI HIJA

NO SIN MI HIJA Betty (Sally Field) llega a Oriente Medio acompañada de su hija y su marido (Alfred Molina), para visitar a la familia de su esposo que proviene de esa zona. Pero el marido de Betty no tiene la más mínima intención de regresar a los Estados Unidos; ella puede volver, pero su hija tiene que quedarse. Su afirmación se ve avalada por siglos de tradición local y por el poder opresivo de un estado policial. Sola en un país extranjero, Betty se encuentra sin dinero, sin amigos y sin derechos. Pero lo que nadie puede arrebatarle es su inquebrantable fuerza de voluntad. En un país hostil, destrozado por la guerra, donde la más leve equivocación puede suponer la muerte, Betty realiza un desesperado intento de fuga con su hija. Esta historia basada en hechos reales fue llevado al cine en 1991.